Burbujas bajo las aguas de Carmelo
Burbujas bajo las aguas de Carmelo
Ciencia-Tecnología
Un depósito de materia orgánica que filtra gas a la superficie podría ser lo que hay debajo del suelo en Playa Seré de Carmelo y según los técnicos no es un reservorio de gas natural porque las condiciones geológicas del terreno no permiten su existencia

El fenómeno se da en un sector de playa Seré que da sobre la escollera. Allí, a poco de meterse al agua se empieza a notar que el terreno cede, y que si se golpea la arena bajo el agua inmediatamente comienzan a brotar burbujas. Esto ocurre en una extensión importante de la playa y algunos de los bañistas habituales del lugar, señalaban que posiblemente allí hubiera "un depósito de gas" que busca salir a la superficie.

Al igual que el petróleo, la existencia de gas natural en nuestro subsuelo es el sueño dorado de este y muchos gobiernos que han invertido tiempo, dinero y expertos en encontrar esa veta de materia orgánica procesada a lo largo de miles de años que le permita al país tener una renta millonaria como la de los países de Medio Oriente.

Sin embargo, el sueño se queda en eso, según la consulta que hizo periódico local EL ECO al docente de facultad y geólogo Enrique Massa, a quién consultaron sobre la posibilidad de la existencia de gas debajo del subsuelo de Carmelo quien dijo: "En general cuando uno entra al agua la arena está compactada. En ese caso que usted me plantea puede ser que haya materia orgánica en descomposición que genera gases y cuando alguien pisa siente la sensación que se hunde un poco y esos gases son liberados como burbujas". "Desconozco el contexto, pero no creo que haya que pensar en un reservorio de gas natural, en esa zona no existe conocimiento de la eventualidad de existencia, por ejemplo, de depósitos de gas, dadas las características geológicas del subsuelo".

Ahí hay un basamento cristalino cerca y después una cobertura moderna, cuaternaria de poco espesor que es la que constituye la mayor superficie de los alrededores de la cuenca del arroyo de las Vacas y Rio de la Plata. La mejor evidencia de eso es la cantidad de piedra que tiene ahí en Cerro Carmelo, que es piedra sobre basamento. Y después hay unidades sedimentarias que están apoyándose sobre esa superficie de basamento que son de escaso espesor. Y no existe conocimiento que pudiera relacionarse a esos tipos de terrenos, por ejemplo, depósitos de gas. No existe eso, probablemente sea una cuestión muy localizada en la superficie o a baja profundidad que produce eso" dijo.

Fuente El Eco