Con gran concurrencia de público uruguayo se presentó La ley del Embudo, de Mario Sagradini en Venecia
Con gran concurrencia de público uruguayo se presentó La ley del Embudo, de Mario Sagradini en Venecia
Cultura
La edición número 57 de la Bienal de Venecia, bajo el título Viva Arte Viva, invitó a 120 artistas de más de 50 países. Uruguay está representado por la obra La Ley del Embudo, del artista Mario Sagradini, quien fue seleccionado por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) como único expositor para el pabellón que representa a Uruguay.

La presentación estuvo a cargo del comisario del envío oficial uruguayo Alejandro Denes Fernández y del curador Gabriel Peluffo.

La pieza que Sagradini presentó el 11 de mayo de 2017 en la Bienal de Venecia, consiste en la forma de un corral para ganado bovino denominado “Embudo” usado en Uruguay desde el siglo XIX, al que el artista ha reconstruido a partir de una antigua fotografía apenas legible. Tiene la forma de un lugar para determinados cuerpos, pero se exhibe sin ellos. Extraído de todo contexto se ofrece como celda vacía, como escenario fantasmático cuya memoria perdida espera ser sustituida ahora por la presencia de otros cuerpos capaces de ocuparlo.

El rótulo La ley del embudo con el que denominó a la instalación, es un término popular alusivo a la inequidad del sistema legal (lo ancho para pocos, lo estrecho para muchos) que se corresponde con la forma carcelaria del artefacto, cuyos dos bretes de entrada y de salida están coronados por portales a modo de guillotinas, todo lo cual sugiere una mistérica función ritual o sacrificial.

Parte de una historia que abarca más de cien años del trabajo rural en el Río de la Plata se sintetiza en esta máquina política destinada a seleccionar y decidir el destino final de los cuerpos, por lo que puede leerse también como una metáfora sobre el poder y la animalidad de la condición humana. Hay dos aspectos conjugados en esta propuesta: por un lado el formato de complexión arquitectónica y por otro la vocación teatral de la instalación.

El  primero obedece  a la función original del “embudo”, en  virtud de la cual posee portales, accesos, bretes, paramentos y otros dispositivos que otorgan al conjunto una configuración apropiada a la escala humana y cercana al lenguaje de la arquitectura. La segunda es tributaria de las condiciones de montaje, de su concepción escenográfica, que invita al visitante a dialogar corporalmente con el artefacto para franquear la barrera virtual que impone el espectáculo.

Tales características otorgan a la obra una razón histórica y una función actual dispuesta al juego de los significados, lo cual la separa de la deriva minimalista clásica. Según agrega MEC, Sagradini no expone la ruina generada por la historia, sino el arquetipo que dio lugar a una historia. Hay en esto un trabajo intelectual de exhumación arqueológica, pero ya no de un objeto, sino de su imagen. La ley del Embudo, de Mario Sagradini podrá visitarse hasta el 26 de noviembre en el pabellón uruguayo, uno de los 29 ubicados en Giardini de la Bienal de Venecia, Italia.

fuente netmedia argentina