Cambio Nelson: Síndico rechazó 100 acreedores, solo cobrarán el Estado, COT, Fivisa y Ta-Ta
Cambio Nelson: Síndico rechazó 100 acreedores, solo cobrarán el Estado, COT, Fivisa y Ta-Ta
General
El síndico, nombrado por la Justicia de Concursos, no reconoció depósitos por US$ 10 millones realizados por 100 acreedores. Solo hizo lugar a DGI, UTE, Antel, Banco se Seguros y algún particular

Solo hizo lugar a los créditos por $ 3.522.747 (US$ 123.171 al tipo de cambio promedio de julio pasado) exigidos por la Dirección General Impositiva (DGI), Antel, UTE y Banco de Seguros del Estado. De los privados, fueron reconocidos los reclamos presentados por la empresa de transporte COT, artículos eléctricos Fivisa y supermercados Ta-Ta. Esa suma (los US$ 123.171 reconocidos) es un monto que el empresario podría afrontar sin inconvenientes.

"El síndico no reconoció los depósitos de 100 acreedores como deudas", dijo a El País el abogado Daniel Bonsignore, quien representa a un médico traumatólogo que reclama un depósito de US$ 800.000 realizado en Cambio Nelson.

A mediados de este año, la Justicia de Concursos ordenó al síndico que elaborara una lista de acreedores verificados -con profusa documentación sobre sus créditos- y no verificados.

Según Bonsignore, los privados que tenían depósitos fueron no verificados y, por ende, quedaron afuera del concurso de Cambio Nelson.

Los depositantes privados tienen un plazo de 15 días para impugnar la resolución del síndico. El juez del caso determinará si hará lugar o no a dichas recursos.

En el expediente del Cambio Nelson había unos 2.000 acreedores. La deuda total de la empresa rondaba los US$ 20 millones, según estimaciones judiciales.

Al concurso se presentaron 100 acreedores, quienes reclamaron por montos elevados de depósitos hechos en el cambio que oscilan entre US$ 100.000 y US$ 800.000. Muchos no se presentaron porque sus depósitos eran muy bajos (US$ 700) y les era más costoso contratar a un profesional. Otros no deseaban que sus nombres se ventilaran y por ello no realizaron reclamos en la Justicia de Concursos, dijo una fuente judicial consultada por El País.

Bonsignore anunció que impugnará la decisión del síndico. "Con mucho respeto, no comparto las razones jurídicas que esgrimió para dejar afuera a más de 100 acreedores que se presentaron al concurso", dijo. Y agregó: "De quedar firme la lista de acreedores elaborada por el síndico, se daría la paradoja de que cuando Sanabria salga de la cárcel, no deberá un peso".

La DGI tiene un crédito de "privilegio especial" de $ 1.084.115 y como crédito subordinado otros $ 183.545. El organismo reclama un total de $ 1.267.660.

Calificada como "créditos quirografarios con derecho a voto", fue verificada la deuda exigida por Antel por $ 788.971. Por su parte, el Banco de Seguros reclama un crédito de $ 67.512. A esta suma se llega por el no pago de pólizas de accidentes de trabajo y de individuales, y por multas aplicadas en los seguros de accidente de trabajo. UTE, en tanto, reclamó la suma de $ 221.005 por facturas impagas.

Con respecto a las deudas con privados, se encuentra el crédito de la firma COT por $ 500.026. El monto reclamado por esta empresa, que realizó servicios de transporte y envíos de encomiendas para Cambio Nelson, fue homologado por el síndico. Además, la empresa de venta de artículos eléctricos Fivisa reclama $ 21.137,25 por facturas impagas por Cambio Nelson. La cadena de supermercados Ta-Ta reclamó un crédito por alquileres adeudados de $ 481.384 y US$ 6.000 de multas.

El síndico no reclamó US$ 250.000 depositados en la caja fuerte del juzgado penal de 10º turno de Maldonado. Francisco Sanabria entregó esta suma guardada en un bolso Louis Vuitton a un colaborador suyo, minutos antes de abordar un avión que lo llevó a Estados Unidos, que posteriormente fue incautada. Tampoco pudieron ser cobrados los cheques que se encontraban en el mismo bolso, también ahora en la caja fuerte de la sede. Quedaron vencidos y solo podrán ser cancelados mediante un juicio. Por ende, los libradores de estos documentos no hicieron frente a sus obligaciones.