"Clipper" llegó para reposicionar a Punta del Este en el mundo náutico
"Clipper" llegó para reposicionar a Punta del Este en el mundo náutico
Intendencia
Pasadas las 15 de este jueves Sanya Serenity fue el primer velero de la Clipper Around the World en unir Liverpool y Punta del Este para colocar otra vez al balneario en el circuito mundial de grandes regatas.

El Intendente Enrique Antía y el Comodoro del Yacht Club Punta del Este Juan Etcheverrito recibieron a los tripulantes del Sanya Serenity que debió soportar tramos sin presencia de viento en una "pierna" muy larga según reconoció la capitana del velero, la australiana Wendy Tuck.

Antía destacó que la organización de la Clipper estaba "fascinada" con el apoyo del departamento a la iniciativa mientras que Etcheverrito estimó que hace 25 años que Punta del Este no estaba en el mapa de las grandes competencias náuticas alrededor del mundo.

El intendente sostuvo que más allá de la prueba puntual había que rescatar el trabajo conjunto del sector público local y el privado que permitirá organizar otras competencias en el mar.

En ese sentido además de la prueba de "Powerboat" (motonáutica) que se anuncia para diciembre próximo, el Comodoro del Yacht adelantó que habrá un intercambio en Optimist que llevará timoneles uruguayos a Mónaco y tendrá su contrapartida en marzo 2018 con la llegada de una delegación francesa a Maldonado.

Promoción

La capitana australiana del Sanya Serenity dijo que no conocía Punta del Este y adelantó su intención, durante la estadía hasta el 4 de octubre, de hacer surf en aguas de la península.

Tuck fue una de las primeras en valorar la respuesta del público que llegó hasta el puerto de Punta del Este en una tarde gris signada por una baja temperatura, presencia de viento y algunas tenues precipitaciones durante el proceso de atraque del velero.

La embarcación arribó dentro de lo previsto ( 14 a 16 horas). Alrededor de las 14.30  atravesó la línea de llegada instalada sobre Boca Chica aunque no amarró enseguida ya que siguió hasta la bahía de Maldonado para dar cumplimiento al protocolo de organización y luego enfilar al puerto de la península.

La capitana, oriunda de Sydney, dijo que hubo momentos en que el viento fue inexistente, que se logró salvar la situación con el trabajo en equipo y que le gusta enseñar a navegar.

Los próximos arribos de la Clipper están proyectados para horas de la madrugada de este viernes 22 de setiembre.

En este tipo de competencias el viento es determinante y no permite definir siempre arribos exactos debido a la fluctuación o inexistencia de las corrientes.